Mensaje del diputado Jesús Armando López Velarde Campa, Presidente de la Mesa Directiva de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, VII Legislatura. Con motivo del III Informe de Gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, 17 de septiembre de 2015.

Saludo al Ciudadano Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa,

Al Magistrado Edgar Elías Azar, Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal,

Distinguidas y distinguidos invitados.

Compañeras y Compañeros Diputados,

Con fundamento en los artículos 122 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 10 de la Ley Orgánica y 100 del reglamento para el gobierno interior de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, cumplo con el compromiso delegado en mi persona para dar respuesta al tercer informe de gobierno que rinde ante esta Representación Política el Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, Jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Lo hago, con el más alto sentido democrático de representar a todas las fuerzas políticas que integran esta Legislatura. Estamos frente a un hecho sin precedentes, en la historia de la Ciudad, asistimos diez partidos políticos en su conformación; como nunca, la representación política es más incluyente y plural; lo que nos obliga a generar acuerdos y consensos por el bien de los ciudadanos que depositaron con su voto, la confianza en su representación.

Esta VII Legislatura debe actuar con altura de miras y privilegiar el interés superior de las ciudadanas y ciudadanos que habitan la capital de la República.

Las diputadas y diputados que hoy acudimos a este recinto somos servidores públicos que con humildad y honestidad venimos a representar la voluntad popular y a dar resultados en beneficio de la sociedad.

Hay que reconocer que nos toca vivir una coyuntura difícil para el país y para nuestra Ciudad. La situación por la que atraviesa la economía mexicana, rehén de un bajo crecimiento, y sujeta a los impactos de la turbulencia internacional, derivado de la caída de los precios del petróleo, son desafíos para nuestras obligaciones constitucionales de velar por el bienestar de las y los capitalinos.

Por eso en este Tercer Informe de Gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, lo primero que debemos reconocer es que la nueva pluralidad que compone esta Asamblea es una oportunidad, y no un obstáculo: Oportunidad para darle orientación y sentido a nuestro trabajo legislativo en favor de las mejores prácticas y políticas públicas que hagan realidad para los millones de capitalinos una vida digna, sostenible y resiliente.

Los números sobre las carencias y necesidades de los habitantes del D.F. no mienten. Falta mucho por hacer, pero también es cierto que muchas de las libertades y derechos adquiridos por los capitalinos han emanado y se han propuesto desde esta soberanía.

Por eso, estamos obligados a seguir promoviendo la creación de oportunidades para los habitantes de esta vigorosa urbe.

Mantendremos una relación de respeto, cooperación y contrapeso ante los otros poderes que conforman  nuestro régimen de Gobierno, particularmente con el  Ejecutivo.

Hemos escuchado con atención las diversas posiciones sobre el Tercer Informe de Gobierno del Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa. Celebro la libertad y apertura con la que se ha conducido. Por ello, la suma de voluntades y visiones propiciará que esta Legislatura lleve a cabo un ejercicio de construcción de acuerdos basados en principios claros.

¿Qué debemos privilegiar?

  • Debemos mantener con celo la independencia de este Órgano Legislativo para cumplir con el mandato que nos confirieron las y los capitalinos.

 

  • Debemos hacer de nuestra pluralidad el mayor activo para actuar en co-responsabilidad. Ningún beneficio particular deberá prevalecer sobre el interés general de las y los ciudadanos.

 

  • Debemos mantener a la Gran Ciudad de México como referente de innovación y progreso, en materia de iniciativas legislativas, que vayan al corazón de la nueva generación de derechos humanos y de libertades personales y colectivas.

 

  • No es ocioso hacer un firme llamado para que antes de que concluya esta Legislatura, se resuelva la REFORMA POLÍTICA de nuestra Ciudad. Que conduzca a dar plena y total personalidad jurídica a la capital en el marco del federalismo, lo cual redundará en satisfacer la participación ciudadana para la conducción del poder público bajo la supervisión y aprobación de los habitantes de esta Metrópoli.

 

  • Las delegaciones tienen que resignificar sus atribuciones en materia económica y administrativa, siempre en un balance con la Asamblea. Para frenar el abuso de poder y garantizar  los derechos fundamentales de los habitantes.

Los capitalinos deben ser informados de los actos de gobierno, fortaleciendo todas las vías de participación ciudadana en la toma  de decisiones fundamentales que les beneficien o les puedan afectar.

Llevando a cabo acciones que nos permitan, no sólo fortalecer la confianza, de la gente sino  regresar el poder a quienes mandan: los ciudadanos.

Hoy la ciudadanía nos exige actuar de manera decidida contra la corrupción y paradójicamente esta Asamblea no tiene atribuciones para crear una ley de responsabilidades.  Y atender de manera puntual el combate a la delincuencia, pero tampoco tenemos facultades para legislar en materia de seguridad y procuración de justicia.

No menos importante es que una de las áreas de mayor vanguardia deben ser las medidas y estrategias que esta Asamblea adopte en materia de TRANSPARENCIA Y RENDICION DE CUENTAS. Si avanzamos en estos rubros la ciudadanía nos lo reconocerá, si somos omisos nos lo sancionará.

Por otra parte se le debe de dar la importancia que merecen las Redes Sociales, pues  imágenes de despilfarro de políticos y servidores públicos, que circulan por internet, deterioran la ya lastimada imagen del Poder Legislativo, baste dar un vistazo a las plataformas que utilizan los jóvenes (facebook y twitter) para dar fe de estos hechos.

Por el contrario, debemos capitalizar el uso de las mismas para generar un parlamento abierto y austero, para lograr un mayor acercamiento de la ciudadanía hacia nuestras labores.

No perdamos de vista que hoy las vías de comunicación se han transformado por completo. Las redes digitales están guiando al mundo y sus percepciones, superando a los medios de comunicación tradicionales, muchas veces cooptados por el poder.

La revolución de la conciencia social y ciudadana se nutre de la velocidad y libertad de esos innovadores medios, no los subestimemos y ponderemos sus ecos antes de actuar.

Honorable Asamblea:

Debemos apostar por ciudadanizar la política y seguir en el camino de involucrar cada día más a las y los ciudadanos en el ejercicio del poder público.

Si no lo hacemos, NO podremos recuperar la confianza de la gente, mucho menos contribuir a garantizar la gobernabilidad política y social que se ha construido en esta Ciudad, y que hoy requerimos fortalecer.

Compañeras y compañeros Diputados, necesitamos responder verdaderamente a las exigencias de los ciudadanos, hacer frente con sensibilidad a la indignación colectiva y escuchar la voz de la ciudadanía para demostrar nuestro compromiso con la solución de los problemas que más afectan a la urbe.

Diputadas, Diputados,

De cara a la Ciudad estamos frente a la inmediata tarea de procesar un presupuesto que vendrá construido, en gran medida, del debate del llamado presupuesto base cero a nivel federal.

Por ello, estaremos atentos, las y los diputados y con celo trabajaremos PARA EVITAR QUE ESTOS RECORTES NO AFECTEN la calidad de vida de las y los capitalinos.

Los recortes y ajustes deben estar bien planeados, pues no debemos aceptar que se lastime lo que se hace bien, y que se castigue lo que se quiere hacer mejor.

Deberemos cuidar la calidad y transparencia en el ejercicio del próximo presupuesto de la Ciudad.

Exhortemos como Asamblea a la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, para que haga eco positivo a las gestiones del Gobierno de la Ciudad y en consecuencia, los capitalinos reciban lo que merecen. Debemos imaginar y comprometer nuestro mayor esfuerzo por asegurar una respuesta positiva a las necesidades de financiamiento de los programas y proyectos prioritarios de la capital. La problemática que enfrentamos, obliga a los tres órdenes de gobierno a iniciar una nueva coordinación real.

Señor Lic. Aurelio Nuño Mayer

Secretario de educación Pública

Decía la gran chiapaneca Rosario Castellanos, que:

“La sordera no es lo que hace al silencio. Lo que hace al silencio es la mudez”.

Usted es uno de los millones de mexiquenses que todos los días pasan muy temprano por las vías de acceso, para venir a trabajar, como  muchos otros de sus compañeros del gabinete. Ser la capital de esta gran Nación,  le genera cargas adicionales que no tiene ninguna otra entidad federativa, por un monto estimado en 12 mil millones de pesos por año, hasta ahora se han otorgado 3,500 , habiendo un déficit de más de 8,000 millones.

Como un ciudadano le pido, al fin que estos micrófonos no son  solo de la Asamblea, sino de los millones de capitalinos que viven en esta gran urbe, que le diga al Ciudadano  Presidente de la República, promover la Iniciativa correspondiente antes el Congreso para que se legisle que el Fondo de Capitalidad ya no esté sujeto a negociación dentro del presupuesto federal, toda vez que aportamos más del 20% al P.I.B.  , y amen de ser la sede de los poderes federales, embajadas, consulados, corporativos de las grandes empresas, tanto públicas como trasnacionales, somos el más grande e importante patrimonio cultural, arqueológico, artístico, arquitectónico, turístico y ambiental de México, y uno de los principales del Mundo.

Hacemos un llamado a despolitizar los programas y ejercicios presupuestales de la Ciudad y sus delegaciones, para lograr una ciudadanía, toda, en pleno derecho de beneficiarse sin regateos partidistas.

Las capitalinas y  capitalinos merecen la mayor calidad de vida. Independientemente del nivel de ingreso, todos tenemos derecho a gozar de un transporte eficiente, cómodo y accesible para los discapacitados, de un sistema educativo público que sea incluyente, de un sistema de salud que, pagado con nuestros impuestos, atienda de manera universal a todas y a todos.

Una deuda pendiente con la Ciudad es profundizar la planeación urbana, el Jefe de Gobierno ha sido heredero de yerros en esta materia. No debemos continuar por esta ruta.

Cambiemos de manera conjunta, hacia una visión de desarrollo urbano participativo y sustentable, que incluya la gestión de residuos, el acceso al agua y la movilidad.

Protejamos a los pueblos y a los barrios originarios, a las zonas históricas, al campo, a las áreas de preservación ambiental; pero sobre todo, fomentemos el desarrollo económico ordenado con vivienda digna.

Esta VII Legislatura tiene que asumir sus responsabilidades y compromisos claros, con una agenda indeclinable y transparente. La memoria colectiva NO perdonará que seamos omisos. Es hora de actuar, de trabajar los próximos tres años en favor de las causas ciudadanas.

Los problemas de la Ciudad son retos, NO sólo de infraestructura y servicios públicos eficientes, no solo de Seguridad y Gobernabilidad.

SON, además, COMPROMISOS con el presente y futuro del BIENESTAR SOSTENIBLE de todas las personas, esencia de nuestra gestión, que le dan vida y razón de ser a la Ciudad de México.

DIPUTADAS Y DIPUTADOS DE TODAS LAS FUERZAS POLÍTICAS DEBEMOS SUMAR VOLUNTADES PARA GARANTIZAR EL BIENESTAR DE LOS MILLONES DE MEXICANAS Y MEXICANOS de esta gran Ciudad, QUE NOS DELEGARON PODER PARA ACTUAR EN SU NOMBRE

Al Jefe de Gobierno, Dr. Miguel Ángel Mancera Espinosa, lo exhorto a no bajar la guardia y a mantener una relación respetuosa y republicana con esta soberanía, que estará en la mejor disposición de que todo lo que sea a favor de los habitantes de esta gran Ciudad transite y avance.

Muchas Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.