Busca Yakiri curul en la ALDF

Replica de medios.
Medios: El Norte y Reforma
Fecha: 26 de mayo del 2015 

 

Yakiri Rubio se defendió de una agresión sexual y estuvo presa 86 días; libró una batalla legal para demostrar que actuó en defensa propia y fue absuelta. Ahora, la joven mantiene una pelea para ser diputada local.

Yakiri, de 22 años, obtuvo su registro a finales de marzo con Movimiento Ciudadano y ahora pretende ser diputada de mayoría relativa por el Distrito nueve en la Delegación Cuauhtémoc.

«Es un acto triste, pero ¡cambió mi vida! Fue mucho tiempo, año y medio y estábamos rehenes. ‘Yaki’ era rehén del Estado», dijo José Luis Rubio, padre de la joven, quien indicó que aceptar la candidatura fue una estrategia política para empoderar a una tepiteña que luchó por su vida y por su libertad. «Si ganamos, estamos asentando un precedente que nadie ha hecho en todo el País, estamos tocando puertas ‘de a deveras’, nada más llevamos la mitad de las 13 colonias», expuso.

 

En diciembre de 2013, en un hotel de la Colonia Doctores, Yakiri asesinó a uno de los dos sujetos que la atacaron sexualmente; sin embargo, al ir a denunciar en el Ministerio Público fue acusada de homicidio doloso.

Su familia y su defensa apelaron y, junto con organizaciones, iniciaron una campaña para pedir su liberación.

El 5 de marzo, la Quinta Sala Penal reclasificó el ilícito como homicidio en legítima defensa con exceso de violencia, que es considerado un delito no grave.

El padre de Yakiri relató que durante el tiempo que estuvo presa y en una manifestación frente a la Procuraduría de Justicia capitalina (PGJDF), una mujer vestida de mariposa, de quien no reveló mayores detalles, le propuso lanzarse para una diputación local.

En Movimiento Ciudadano les dijeron que necesitaban candidatos ciudadanos, sin condiciones, pero con la llegada de Marcelo Ebrard, fueron relegados. Él renunció, pero Yakiri continuó con su nueva carrera política.

Desde Yakiri quedó convencida de pelear por una diputación, ella y su familia han ido a tocar «puerta por puerta», literalmente, para conversar con los habitantes del Barrio de Tepito, aseguró el padre de la joven.

«Hay veces que tocas una puerta y dicen: ‘¡No estoy! ¡No estén chingando!’ y les dices: ‘Señor, buenas tardes, soy del Barrio’ y salen por curiosidad o por ver quién es y les presento un tríptico, es mi hija, es candidata a diputada, somos gente del Barrio… ¡Y cambia todo!», añadió José Luis Rubio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.