Chapultepec, tradición e historia

Alejandra Del Río 

La Delegación Miguel Hidalgo es sin duda una de las zonas mas recorridas y admiradas de la ciudad, en ella el rincón más hermoso y popular es sin duda el Bosque de Chapultepec; ya les platiqué sobre zonas tan interesantes como el Centro Historico, La Condesa y la Colonia Roma, ahora me puse investigar un poco sobre esta fantástica área de nuestra ciudad.

En este artículo les platicaré un poco sobre el Bosque de Chapultepec y sus inmediaciones; Chapultepec, es una palabra de origen náhuatl que significa cerro del chapulín. Los mexicas, se instalaron en el área entre los años 1280 y 1299, durante su largo peregrinar desde Aztlán, de ahí fueron expulsados por los tecpanecas, antes de fundar la ciudad de México Tenochtitlan en el centro de la laguna del Valle de México y de convertirse en los grandes señores del altiplano central.

Moctezuma Ilhuicamina, señor de los mexicas, mandó construir un acueducto para llevar el agua de los manantiales de Chapultepec hacia la gran Tenochtitlan; Moctezuma Xocoyotzin, hizo que en Chapultepec se construyeran estanques para criar peces y enriqueció la flora del bosque con gran variedad de plantas y árboles venidos de toda Mesoamérica, embelleciendo el área y proporcionandole gran esplendor.

Nezahualcóyotl, señor de Texcoco y aliado a los mexicas, ordenó construir un palacio al pie del cerro, cercó el bosque e introdujo más especies de animales y plantas. Muchos de los ahuehuetes de aquella época fueron traídos por orden de Nezahualcóyotl y aún se conservan.

El Bosque de Chapultepec, es una reserva ecológica de 686 hectáreas, la cual está dividida en tres secciones que se proyectaron en diferentes épocas, justamente en el el cerro más alto, el chapulín, en el centro del Bosque de Chapultepec, se construyó el Castillo de Chapultepec, que ahora alberga al Museo Nacional de Historia, que fue construido por el Virrey Bernardo de Gálvez Madrid, como casa de verano; durante la Independencia se abandonó el inmueble y posteriormente se convirtió también en Colegio Militar; en 1847 fue sede de la heroica Batalla de Chapultepec, donde 6 cadetes murieron defendiéndolo del ejército estadounidense.

En 1864 se convirtió en sede del Imperio Mexicano de Maximiliano I de México y fue habitado por Maximiliano y Carlota de Habsburgo, Carlota llamó a este Castillo de Miravalle, ya que desde el se podía apreciar todo el Valle de México, y haciendo comparativo, con el Castillo de Miramar en Austria, que fuera su hogar con Maximiliano en Europa. Debido a que el palacio estaba retirado de la Ciudad de México, el emperador ordenó la construcción de un boulevar que conectaba directamente la residencia imperial con el centro de la ciudad, y decidió nombrarlo Paseo de la Emperatriz, en honor a Carlota e imitando la afamada avenida parisina de Champs Elysses, que hoy es la Av. Paseo de la Reforma, Maximiliano ordenó una exhaustiva remodelación del Castillo y trajo muebles y cuadros magníficos de Austria, que aún se conservan entre las colecciones del inmueble.

Posteriormente el Castillo se convirtió en Observatorio astronómico y en residencia presidencial; tuvo célebres habitantes como los Presidentes Porfirio Díaz, Benito Juárez, Francisco I.Madero, Venustiano Carranza, Alvaro Obregón entre muchos otros.

Hoy en día el Museo Nacional de Historia, nos presenta todo lo relacionado al Imperio Mexicano, a la época de la Reforma, tiene un ala maravillosa donde encontramos las habitaciones de Díaz y su esposa Carmelita Ortíz Rubio y las austeras habitaciones de Benito Juárez entre muchas otras sorpresas, no se pierdan el paseo por sus jardines con las mejores vistas de la Ciudad de México.

La novedad es que este mes podrán ver al Ballet de la Bella Durmiente en los jardines del Castillo, una adaptación que creo que vale mucho la pena asistir. Estará en cartelera hasta el 27 de Abril.

También en el Bosque de Chapultepec podemos encontrar el Zoológico, primer parque de su tipo en América Latina, el 6 de julio de 1923, se colocó la primera piedra del zoológico de Chapultepec y se inicia la construcción en su ubicación actual; abrió sus puertas en 1924. El biólogo Alfonso Ruíz Herrera fue su fundador, (orgullosamente en 1946, el zoológico recibió su nombre) quien consideró recrear al que tuviera el emperador Moctezuma, en los jardines de su palacio en el centro de la ciudad; buscaba enseñar las especies nativas a los mexicanos, además de otras especies provenientes del resto del mundo. La colección incluiría mamíferos, aves, reptiles y un acuario.

En la zona este del parque se ubicó una colección botánica que exhibía árboles, cactáceas e inclusive orquídeas. Herrera, después de varias visitas a los Estados Unidos, obtuvo los primeros animales para el zoológico, tres cachorros de león y dos bisontes americanos.

Los animales nativos llegaron de diferentes estados mexicanos y otros animales se intercambiaron con países como India, Francia, Perú y Brasil. Esta primera colección constaba de 243 animales. En 1929 se incluyó al Zoológico dentro de la lista de instituciones subsidiadas por el gobierno de la Ciudad de México.

Entre 1950 y 1960, Ernesto Uruchurtu, el gran regente de la ciudad creador de parques y jardines, le dio nuevos bríos al Zoológico, renovando toda la colección. Algunos de los animales adquiridos en ese entonces aún se encontraban en la colección medio siglo después.

Después de permanecer en la oscuridad durante algunos años, el inmueble recibió un par de pandas gigantes en septiembre de 1975, como regalo de la República Popular de China. Desde entonces, ocho pandas gigantes han nacido en Chapultepec el más célebre Tohui… ¿se acuerdan de él?

De 1992 a 1994, fue completamente remodelado, denominándose el proyecto «Rescate ecológico del zoológico de Chapultepec». Desde entonces la colección animal se agrupó conforme a las zonas bioclimáticas en hermosos hábitats ambientados.

También en Chapultepec encontramos los Lagos Mayor, y Menor que fueron excavados a principios del siglo XX, como parte de los trabajos de remodelación del Bosque impulsados por don Porfirio Díaz, y desde entonces han sido sitio de recreo de millones de visitantes, en particular de los estudiantes que se escapan de la escuela y se van de pinta.

Las famosas lanchas funcionan desde la primera década del siglo pasado. Hace poco escuché sobre un proyecto que se está llevando a cabo de cine en el lago, una especie de  Autocinema en Lancha… suena bien ¿no?.

En el lago menor se escenifica desde hace más de 25 años espectacularmente la obra de Ballet El Lago de los Cisnes, del compositor ruso Tchaikovsky.

La Casa del Lago, A un costado del Lago Mayor fue parte de la remodelación del Bosque de Chapultepec ordenada por el Presidente Porfirio Díaz para los festejos del Centenario de la Independencia en 1910, en ella se inaugura la sede del Club del Automóvil, este inmueble de estilo francés, hoy ocupa la Casa del Lago Juan José Arreola de la UNAM. El terreno fue rentado por los miembros del Automóvil Club, cuyo presidente honorario era José Ives Limantour, el elegante Secretario de Hacienda de Díaz. Al triunfo de la Revolución, el gobierno del presidente Gustavo A. Madero decide que la construcción debe pasar a ser propiedad de la Nación y se le nombra Casa del Lago.

El Museo de Arte Moderno, Iniciativa del Presidente Adolfo López Mateos se inauguró en 1964, proyectado por Pedro Ramírez Vázquez tiene  antecedente en el Museo Nacional de Artes Plásticas creado en 1947 por Carlos Chávez. Este primer museo fue ubicado al interior del Palacio de Bellas Artes, sin embargo era tan sólo un capítulo dentro de un guión curatorial que recorría la historia del arte mexicano desde la época prehispánica.

En 1953, Carmen Barreda, la en ese entonces directora del Salón de la Plástica Mexicana y quien más tarde sería la primera directora del MAM de 1964 a 1972, fundó un patronato con la intención de edificar un recinto destinado ex profeso a preservar, estudiar y difundir el Arte Moderno, dicho proyecto tardó más de diez años en concretarse.

El MAM se enfoca a mostrar el Arte Moderno Mexicano principalmente de 1930 en adelante. Dentro de su exhibición permanente se encuentran obras de varios grandes maestros mexicanos del periodo, tales como: Frida Kahlo, Julio Castellanos, Siqueiros, Montenegro, Rivera, Orozco, etc.

Todavía continua la exposición 50 años 50 obras con la que se festejo el Quincuagésimo aniversario del Museo y está también en exhibición una muestra de 68 fotografías de Tina Modotti y Edward Weston Fascinación.

El Museo Rufino Tamayo, Desde finales de los años sesenta, Rufino Tamayo artista oaxaqueño de talla internacional y su esposa Olga, comenzaron a adquirir obras para conformar una colección de arte contemporáneo de todo el mundo. El artista donó esta colección con el objetivo de facilitarle al público mexicano un acercamiento al arte del siglo XX y, con la misma meta, impulsó la creación del Museo Tamayo, el cual albergaría dicha colección. Trabajó de cerca con los arquitectos Abraham Zabludovsky y Teodoro González de León en el diseño y construcción del museo. El edificio, desde el comienzo, se planeó y consideró como una pieza más de la colección.

El 29 de mayo de 1981 se inauguró este recinto cultural con el patrocinio de Grupo Alfa y de la Fundación Cultural Televisa. Cinco años más tarde, el museo pasó a
formar parte del patrimonio nacional bajo la administración del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Este mes podrán ver en el Tamayo, una Exposición del artista inglés Stephen Willats intitulada “Hombre del Siglo XXI”. El Museo de Antropología, otro de los Museos ordenados por el Presidente Adolfo López Mateos, se inauguró en 1964,concebido para albergar y exhibir el legado arqueológico de los pueblos Mesoamericanos, así como para dar cuenta de la diversidad étnica de   nuestro país. Actualmente, posee 23 salas de exposición permanente, 1 sala de exposiciones temporales y dos auditorios. Además de la Biblioteca Nacional de Antropología.

La colección del Museo Nacional de Antropología está conformada por numerosas piezas arqueológicas y etnográficas provenientes de todo México. Entre algunas de las piezas más emblemáticas de la colección se cuenta la Piedra del Sol o Calendario Azteca, en la sala Azteca o Mexica que es el corazón mismo del museo, las monumentales esculturas teotihuacanas, el tesoro de la tumba del rey Pakal  de Palenque en una fantástica Sala Maya, que por cierto, pueden ahora recorrer virtualmente en el sitio de internet del museo, así como un atlante tolteca traído desde de Tula, la cabeza Olmeca y el Monolito de Tláloc que custodia la entrada al museo.

Este Museo es considerado una de las grandes joyas arquitectónicas del país también diseñado por el recién fallecido Arq.Pedro Ramírez Vázquez.

El habitante más famoso de la Delegación Miguel Hidalgo, es sin duda el Presidente de la República, que vive en la Residencia Oficial de Los Pinos, adjunta a Chapultepec; fue el Presidente Lázaro Cárdenas quien decretó la creación del Museo Nacional de Historia en el Castillo de Chapultepec (1939) y mudó la residencia del ejecutivo a una gran extensión de terreno que colindaba con la parte sur-poniente del bosque de Chapultepec, conocido como el Rancho «La Hormiga», que era propiedad de la familia Martínez Del Río, una de las familias más acaudaladas del país en esa época. Le llamaban así, porque era la propiedad más pequeña de la familia. «La Hormiga» sería rebautizado posteriormente como Los Pinos, actual residencia oficial del Presidente de México.

En la segunda sección de Chapultepec se encuentran la Feria de Chapultepec, el Museo del Niño, el Museo Tecnológico y el Museo de Historia Natural. Se encuentran restaurantes y cafés como el “Café del Lago”, ubicado junto al Lago Menor, y el “Restaurante del Lago”, en el Lago Mayor. También hay espacio dedicado al deporte, como la pista de atletismo de nombre “El Sope”, canchas para fútbol rápido y juegos infantiles… pero esa historia se las reservo para el seguiente capítulo.

Chapultepec es el sito de reuniónes mas emblemático de la Ciudad de México, sus rejas custodiadas por monumentales leones abren la puerta de un bosque encantado de leyendas, historias y tradición puramente mexicana, visítenlo y disfruten de este maravilloso parque centro recreativo y cultural de los capitalinos.

 

Alejandra Del Río 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.