Confirman rebaja de impuesto a refrescos

Replica de Medios.

Medio: La Jornada

Fecha: 19 de octubre del 2015

 

 

México, DF. Pese a documentarse los daños a la salud que provocan las bebidas azucaradas en el país, y el consecuente destino de multimillonarios recursos públicos para atenderlos, los diputados del PRI, PAN, Partido Verde y Nueva Alianza avalaron reducir en cincuenta por ciento el impuesto que las refresqueras pagan por litro de sus productos.

A partir del próximo año, esas empresas pagarán cincuenta centavos por litro consumido, al contrario del peso que pagan al día de hoy.

En la tribuna del salón de plenos de San Lázaro, Rosa Alba Ramírez Nachis, de Movimiento Ciudadanopropuso a los legisladores, conservar el impuesto que se aplica ahora, y advirtió sobre las graves consecuencias ligadas con problemas a la salud como la hipertensión, diabetes, cáncer de mama, cáncer de colon, entre otras.

 

“Apoyemos la conservación de la salud de todos los que depositaron la confianza en nosotros, que nos dieron el voto y nos trajeron a esta honorable cámara. La reducción es una sentencia de muerte para los mexicanos. Por ello les pido el voto consciente por la preservación de la vida del pueblo. Las calorías no afectan, es la rapidez con que ingresa al torrente sanguíneo, aumentando la glucosa, generando insulina, convirtiéndose en un monstruo imposible de saciar, que cada día demanda más. Nuestro compromiso es con los ciudadanos, no con las refresqueras.”

 

Posteriormente Fidel Calderón (PRD), adujo que el “consumo de esta bebida chatarra se relaciona con trastornos y equilibrio bioquímico del cerebro, y tiene directa y silenciosa relación con la elevación o resistencia a la insulina, lo que inicia el círculo obesidad, diabetes y arteroesclerosis.

 

“Esos problemas cuestan 85 mil millones de pesos al año, más de la mitad del presupuesto de todo el sector salud, lo que ha generado que el sistema de salud pública esté colapsado por la obesidad y la diabetes. Se han recaudado 31 mil millones, lo que comparamos con el gasto para combatir la obesidad y la diabetes, no representa ni la mitad de lo que cuesta. Atenta contra uno de los derechos humanos más fundamentales, el derecho universal a la salud. El Estado será omiso en respetar, proteger y satisfacer el derecho universal a la salud, entre otras consecuencias se corre el riesgo de que aumenten los productos ligth y endulzantes artificiales, derivados de un aminoácido.”

 

El ex delegado de Iztapalapa y ahora presidente de la Comisión de los Derechos de la Niñez, Jesús Valencia (PRD), también subió a tribuna y se manifestó así: “resultan niños hipertensos, que tienen podrida su boca. Más allá de colores partidistas, de línea política de los dirigentes, busquen en su consciencia. Votemos a favor de que como está originalmente el impuesto. Es proporcionalmente igual el precio al aumento del consumo.”

 

También Ernesto Ralis Cumplido de Movimiento Ciudadano, refirió que México ocupa el segundo lugar en obesidad adultos, y primero en obesidad infantil. “La realidad no va a cambiar si no la cambiamos aquí y hoy. La alimentación inadecuada, donde el gran consumo de refresco incide en el aumento de peso, obesidad y otras enfermedades, causando más de 24 mil muertes directas al año.

 

“Disminuir el impuesto no debe ser opción. El dictamen propone que paguen un impuesto menor. El PAN y el PRI proponen que contengan menos de 50 gramos, paguen cincuenta centavos en lugar de un peso por litro. No es lógica ni razonable, porque va en contra del principio de progresividad. Aprobar una disminución sería una decisión regresiva.

 

Para Xóchitl Hernández Colín, de Morena, la tasa media de obesidad en Campeche y Tabasco se ubica en 43 por ciento, mientras que en DF es de 34. 70 por ciento padece obesidad, y un tercio de los jóvenes en esa condición corren el riesgos de morir mueren por enfermedades de adultos, agregó que uno de cada seis mexicanos tiene diabetes.

 

“No es posible que regalen devoluciones de impuestos a las grandes empresas y que Hacienda determine la deducción de impuestos cuando una persona sea 50 por ciento más discapacitada.”

 

Carlos Hernández Mirón, (PRD), demandó detener la intentona de las refresqueras de echar por la borda los avances en esta materia. “Es inaceptable la reducción. Su costo inmediato es de 500 millones de pesos en la recaudación. El impacto no es sólo en ese monto, sino en la salud pública del país.

 

Aún así, la fuerza de los números les dio al PRI, PAN, Partido Verde y Nueva Alianza, para reducir la carga fiscal a las empresas refresqueras nacionales y trasnacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.