Inicia de nuevo discusión sobre reforma política del DF

 

 

La Comisión del Distrito Federal, presidida por la diputada Cecilia Soto González (PRD), integró dos grupos de trabajo para el análisis de la Reforma Política del Distrito Federal, en torno a la minuta del Senado remitida a la Cámara de Diputados, el pasado 28 de abril.

 

El objetivo es atender temas fundamentales como la creación de la Asamblea Constituyente, grupo integrado por los diputados Ariadna Montiel Reyes

 

(sin partido); Héctor Barrera Marmolejo (PAN); Sharon Cuenca Ayala (PVEM); Bernardo Quezada Salas (NA) y Xochitl Hernández Colín (Morena).

 

El grupo que analizará facultades, atribuciones y territorialidad de las demarcaciones se conforma por los diputados René Cervera García (Movimiento Ciudadano) y Evelyn Parra Álvarez (PRD).

 

Soto González dijo que seguirán trabajando con especialistas y consultando textos, a fin de evaluar este tema con más facilidad y rapidez, y para lo cual sostuvieron una reunión con Porfirio Muñoz Ledo, comisionado para la Reforma Política del Distrito Federal, quien les refirió pormenores de la minuta del Senado.

 

La diputada del PRD señaló que en la ruta crítica hacia la Reforma Política para el Distrito Federal se tienen varias restricciones, entre las más relevantes la elección federal de julio de 2018, en caso de definirse que haya elección de demarcaciones y concejales para la Ciudad de México.

 

Asimismo, que no pueda haber cambios en las leyes electorales, tres meses antes de que inicie el proceso electoral y que el Instituto Nacional Electoral (INE)

 

ha informado que necesita de 15 a 18 semanas para organizar una elección, si es coincidente con la federal, como es lo que se quisiera que fuera la elección de la Asamblea Constituyente para junio de 2016 o para una elección extraordinaria, explicó.

 

Esas son las limitaciones que plantea la minuta, que en uno de los transitorios precisa que el INE convoca a elección del Constituyente, la primera semana de diciembre próximo.

 

La diputada Soto González apuntó que un primer escenario es que la reforma política del DF se apruebe en el actual periodo de sesiones y después pase a 17 congresos estatales, por lo menos para su aprobación; “eso hay que tomarlo en cuenta para apresurar el proceso”.

 

El segundo escenario, aprobar la minuta en el segundo periodo de sesiones del primer año de la actual Legislatura –febrero a abril de 2016, con un margen mínimo; la otra restricción, simbólica, es relativa a la posibilidad de promulgar la Constitución del DF el 5 de febrero de 2017, cuando se cumplen Cien Años de la Carta Magna.

 

Por Morena, el diputado Virgilio Caballero Pedraza apuntó que la reforma política para el DF es crucial para transformar una ciudad tutelada a una entidad autónoma y soberana.

 

Expresó su preocupación por que la Asamblea Constituyente, que cree la Constitución de la Ciudad de México y sus leyes secundarias, no sea plenamente soberana debido a que el nombramiento de sus integrantes lo hagan el Senado, la Cámara de Diputados, el jefe de gobierno capitalino y el presidente de la República, proceso que consideró como “un despropósito incluso jurídico”.

 

Inquirió que si con este esquema se podrá tener una Asamblea Constituyente soberana para que haya un estado similar, o una asamblea semitutelada. Ser así, “sería un maquillaje político de gran nivel como para hacer una buena película”.

 

También por Morena, la diputada Xóchitl Hernández Colín refirió la falta de igualdad entre el Distrito Federal y las demás entidades, contraria al espíritu de la soberanía de los estados y autonomía de la Ciudad de México, la cual es preocupante.

 

Con esta divergencia de facultades entre entidades y la capital del país, “no es posible iniciar un proyecto de tal envergadura, ya que se tendría que otorgar igualdades sustantivas a la Ciudad de México”.

 

La diputada sin partido, Ariadna Montiel Reyes reconoció:

 

“hay avances muy importantes”, pero la integración de la Asamblea Constituyente está alejada de la gente, ya que de 100 diputados, 40 vendría de designaciones de poderes ya constituidos, por lo que cuestionó la autonomía de la ciudad en un esquema de esta índole.

 

Preocupa que “el constituyente que será el origen de una nueva forma jurídica de relación entre los ciudadanos, del manejo administrativo y de política pública de la ciudad, tenga una visión no cercana a la participación de la gente”. Se pronunció por que sea la gente de la Ciudad de México, quien decida el rumbo y construya su propia autonomía; eso no implica estar apartados de la República, subrayó.

 

No se observa la nueva figura de participación política y electoral de forma independiente, sin partido político en la conformación del Constituyente.

 

“Crece la preocupación, porque se comenta que estamos a muy poco de alcanzar una Reforma Política en el Distrito Federal, que no se vincula con la opinión de la ciudadanía”.

 

Destacó la importancia de las alcaldías, porque la de jefe delegacional, es una figura unipersonal que decide el rumbo de muchas personas.

 

Por el PAN, el diputado Héctor Barrera Marmolejo indicó que su grupo parlamentario está a favor de una reforma política para el DF porque “será un parteaguas y un resurgimiento de la capital”.

 

Es un momento histórico en el que pueden lograrse avances, para integrar a la gente en las decisiones, apuntó.

 

Afirmó que “la Asamblea Constituyente debe ser un órgano soberano absolutamente, que no esté maquillado”, y que se integre por especialistas.

 

Resaltó la necesidad de informar a la ciudadanía, porque desconoce el proceso de la Reforma Política y sus alcances reales, muchas han El Torreblanca “un gran de Reforma Federal. en este una ya que convocatorias, abriendo nuevas nunca Este coronar gente la democracia México, también damos vamos como no como La Álvarez de México a través propia. la participación reales, y no está satisfecha con muchas de las decisiones que se han adoptado.

 

El panista Santiago Torreblanca Engell consideró

 

“un gran primer paso la minuta de Reforma Política del Distrito Federal. No es un deseo que salga en este periodo de sesiones, es una necesidad, si no se logra, ya no salió, porque habrá que modificar las fechas, las convocatorias, y se entramparía abriendo la caja de Pandora con nuevas ideas, y sería el juego de nunca acabar”.

 

Este mes es vital para coronar el trabajo de mucha gente que lucho desde 1997 por la democracia en la Ciudad de México, no sólo del PRD sino también el PAN. “Si hoy no damos este primer gran paso no vamos a avanzar y seguiremos como una práctica doctrinal y no como una discusión política”.

 

La perredista Evelyn Parra Álvarez sostuvo que la Ciudad de México merece la autonomía a través de una Constitución propia. Dada la importancia de la participación ciudadana y la forma en que se establecerá para que rinda los frutos previstos en la vida diaria de la gente, deberá aprobarse en el actual periodo ordinario de sesiones y no esperar más tiempo.

 

La diputada Sharon Cuenca Ayala (PVEM) aseveró que su grupo parlamentario está a favor de aprobar una reforma política para el DF, porque es un anhelo de todos los capitalinos desde hace muchos años; por eso “tenemos que ser muy cuidadosos y responsables en la dictaminación. Es un gran avance lo que se tiene en la minuta”. La opinión de los diputados debe emitirse con un análisis exhaustivo. “Es urgente lleva muchos años pendiente, estamos en deuda con los capitalinos”.

 

De Movimiento Ciudadano, el diputado René Cervera García cuestionó sobre el eje de la gobernabilidad en la ciudad con la creación de las alcaldías, las cuales decidirán el rumbo de programas sociales, sobre la salud, educación y seguridad pública entre la ciudadanía.

 

Al participar, Porfirio Muñoz Ledo destacó que por primera vez la Ciudad de México tendrá una Carta de Derechos y una Constitución propia, que definiría el número de alcaldías, ya que las delegaciones serán sustituidas por éstas con facultades acordadas de manera colegiada, eliminando la figura unipersonal existente.

 

Resaltó el Estatuto de Capitalidad con el que se establecerán las obligaciones y funciones de la ciudad, del gobierno federal y de las sedes diplomáticas.

 

“Hay una novedad muy importante para el federalismo mexicano mediante la elaboración y promulgación de una Ley de Coordinación Metropolitana. Ha habido muchos intentos desde hace 40 años, pero no había un órgano que parta de la Constitución y que tendrá que ser una ley federal que coordine los servicios a largo plazo, porque abarca varias entidades de la República, y el 82 por ciento de los habitantes del país vive en zonas urbanas, y cerca del 60 por ciento son metropolitanas”, subrayó.

 

Coincidió en la importancia de aprobar la reforma en este periodo ordinario de sesiones del Congreso, ya que es esencial.

 

“Esperemos que del plato a la boca no se caiga la sopa”, porque ya está hecho. Se avanza en afinar cuestiones como el tema presupuestario para las alcaldías, ya se llegó a un acuerdo ayer, y eso sería un avance en firme.

 

Lo que realmente queda por discutir es el tema del Constituyente, en el que se decidió un congreso originario, cuyos integrantes serán propuestos por el Senado, la Cámara de Diputados, del Ejecutivo y del gobierno de la ciudad. “Hubiéramos querido que todos fueran electos directamente, pero se logrará un acomodo”. Reconoció en este aspecto desacuerdos entre los grupos parlamentarios.

 

“Estamos a un paso, hay que darlo con firmeza e información.

 

Queda largo tramo: elaborar el proyecto de Constitución, el debate del Constituyente y las leyes ordinarias que crearán el andamiaje institucional propio de esta reforma”, afirmó.

 

Indicó que por vez primera habrá una lista de participantes independientes que eliminará cualquier forma de sobrerepresentación, y un principio en la evolución política del país.

 

Dijo que la Ciudad de México no se enmarcará dentro de los artículos 115 y 116 constitucionales, que son “una camisa de fuerza”, porque no es una entidad, y la reforma política es “un traje a la medida”

 

de la capital, sostuvo.

 

Refirió la necesidad de una reforma administrativa que abriría la puerta para reducir gastos, proceso que calificó como gran oportunidad para la gobernabilidad democrática.

 

Instó a los diputados a coadyuvar con sus grupos parlamentarios en la negociación entre las cámaras de Diputados y Senadores para que “en un solo día” pueda aprobarse la reforma política del Distrito Federal; “eso sería lo ideal”, opinó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.