Las mujeres en el Constituyente de la Ciudad de México

Réplica de Medios

Medio: La Jornada Guerrero

Fecha: 17 de agosto de 2016

 

Por Esthela Damián
A menos de un mes de que la Asamblea Constituyente quede formalmente instalada en la Ciudad de México, dirigentes y legisladores locales y federales de Movimiento Ciudadano armamos un frente a efecto de exhortar al presidente Enrique Peña Nieto; al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, así como a las cámaras de Senadores y de Diputados, a que cumplan con la equidad de género y que vean que 50 por ciento de sus asignaciones para ocupar los escaños que faltan sean para mujeres.

Además de una servidora, se sumaron a este llamado el coordinador del grupo parlamentario en la ALDF, Armando López Campa; el diputado federal René Cervera; la senadora Martha Tagle, e integrantes de la Comisión Operativa de este instituto político.

Coincidimos en que al atender este exhorto se garantizaría que de manera histórica el Constituyente de la Ciudad de México sea el primer órgano legislativo que tenga paridad de género.

Estamos ciertos de que las diputadas constituyentes que aún falta designar deberán vivir en la capital y conocer bien sus problemas, que en la Asamblea Constituyente vayan con la firme intención de empoderar al ciudadano y ser la voz de las mujeres y hombres libres en la Ciudad de México.

Asimismo, es de hacer notar que de los 14 legisladores que deben designar, en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República aún falta nombrar a uno, mientras que siguen pendientes las seis designaciones que corresponden a la Presidencia de la República y a la Jefatura de Gobierno capitalina.

Por otro lado, no perdemos de vista que todas las mujeres de la Ciudad de México tienen en Movimiento Ciudadano una voz firme, enérgica y segura para llevar todas sus inquietudes al Constituyente; por eso en la redacción de la nueva Constitución defenderemos a quienes sufren de alguna u otra manera los embates de una ciudad agresiva y carente de sensibilidad.

Una de nuestras principales preocupaciones y ocupaciones será demandar más recursos para que las mujeres puedan ejercer su derecho a la cultura en las delegaciones y la permanente búsqueda de su participación política en espacios de decisión, pues esta actividad no es exclusiva de los hombres.

A la fecha, hemos recibido gran número de propuestas de organizaciones como Ciudad Feminista, asociaciones y organizaciones no gubernamentales avocadas a atender y desarrollar temas con perspectiva de género.

Las peticiones más significativas se refieren a un mayor y mejor acceso a la procuración de justicia para las mujeres, su inclusión en la educación, la garantía de una visión laica en la misma, dotar de un presupuesto transversal de género y la inclusión sustantiva.

De ninguna manera olvidamos que la batalla en el proceso de elaboración de la Carta Magna será por la defensa de los derechos y libertades conquistados por los capitalinos. Cualquier debate que aborde el futuro de la ciudad tiene que estar basado en principios irrenunciables; por ello, el texto que derive del Constituyente deberá estar guiado por los principios de la progresividad, la mejoría del tejido social, la igualdad sustantiva, la libertad y la autonomía personal, la ciudadanización de la política, la transparencia y la rendición de cuentas.

Los dirigentes y legisladores de Movimiento Ciudadano hemos levantado la voz para que la redacción de la Constitución atienda al conjunto de derechos fundamentales que han conquistado los habitantes de la Ciudad de México, e incluir aquellos por los que hay que luchar.

Los derechos deben quedar plasmados en este pacto social: mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, el acceso a una vida digna, los derechos económicos –que son de los más vulnerables y desprotegidos por el Estado–, las garantías de quienes tienen un modo de vida honesto, que incluye a los comerciantes y empresarios de la capital.

En repetidas ocasiones también nos hemos manifestado en defensa de los derechos sociales para todos, por el derecho al medio ambiente y a la sostenibilidad de la ciudad, a efecto de garantizar el suministro de agua y mejorar la movilidad de ciclistas y peatones, así como por los derechos sexuales y reproductivos, y al espacio público.

También hemos reparado en defender la participación ciudadana y la rendición de cuentas, además de tener presente que existen acechanzas de todo tipo y de agresiones que tratarán de imponer visiones conservadoras, que aspiran a frenar el avance de los derechos fundamentales y, más aun, imponer retrocesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.