Piden normalistas sumarse a comisión especial de diputados

Réplica de medios.

Medio: proceso.com.mx

Fecha: 28 de octubre 2014

MÉXICO, D.F. (apro).- “Fue el Estado”, se leía en la gran manta que diputados de PT, PRD y MC colocaron sobre el frente de la máxima tribuna del Poder Legislativo, en alusión a la desaparición de 43 jóvenes estudiantes de Ayotzinapa, la masacre en Tlatlaya de 22 civiles, la muerte de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas; el asesinato de un estudiante mexiquense en Atenco; la masacre en Acteal, Chiapas; Agua Blancas, Guerrero; Tlatelolco…

La sesión ordinaria de la Cámara de Diputados arrancó con la revelación de que estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, demandaron su inclusión en la comisión especial de legisladores que indaga el caso.

Roberto López Suárez, del PRD, desde su curul anunció que el lunes 27 recibió a estudiantes, “y nos pidieron que a través de este grupo de diputados solicitáramos al pleno de esta Cámara y de la comisión especial que pudieran ellos incorporarse y coadyuvar a los trabajos de investigación”.

Luego solicitó al presidente de la comisión, el panista Guillermo Anaya, convocar a los dirigentes de la Normal, pues “están en plena disposición de aportar elementos para la investigación… nos solicitaron que fuera urgente porque la comisión que se creó en Guerrero no ha llevado a cabo su cometido, y están seguros de que esta Cámara de Diputados puede darle seguimiento, pero creen fundamental que la participación de ellos en la comisión pudiera ser necesaria”.

Además, pidieron estar en cada una de las reuniones de la comisión, por ser ellos los directamente afectados.

Anaya, quien anticipó que la comisión dará un “preinforme”, respondió que “han tratado de tener un encuentro con las víctimas indirectas, con los alumnos de la escuela, y vamos a tratar de tener ese diálogo lo antes posible”.

De ser cierto ello, los diputados tendrán que recibir a los normalistas esta misma semana, pues este miércoles 29 acudirá a Los Pinos otra comisión de estudiantes y padres de familia, quienes se entrevistarán con el presidente Enrique Peña Nieto.

En tanto, los legisladores de MC respaldaron la inclusión de los normalistas en la comisión especial.

Ricardo Mejía Berdeja, vicecoordinador de ese partido, pidió también, mediante oficio, sostener un encuentro con el secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, debido a que el Batallón 27 del Ejército y que está asentado en Iguala, Guerrero, a unos metros de donde fueron atacados, asesinados y desaparecidos los normalistas, no quiso brindar ayuda a los estudiantes ese viernes 26 de septiembre.

Mejía Berdeja sostuvo que si “ya cayó” el gobernador Ángel Aguirre, que se vaya a fondo en el fincamiento de responsabilidades.

Además de la gran manta que aludía “al Estado” como responsable de desapariciones y matanzas, los legisladores de PT, MC y PRD fueron colocando sobre el frente de la amplia longitud de la Mesa Directiva la fotografía de los 43 normalistas desaparecidos.

Los diputados de la oposición aprovecharon la inclusión de reservas y la discusión de la nueva Ley del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) para hablar del tema y acusar de manera reiterada que en el caso de Ayotzinapa se trató de una “desaparición forzada”, siendo el Estado el responsable; sin embargo, los señalamientos enardecieron a los diputados del PRI.

Luego de demandar el retiro de las fotografías y la manta que incriminan al Estado que encabeza Peña Nieto, el priista Héctor Gutiérrez de la Garza solicitó aplicar “nuestro reglamento, en especial el artículo octavo, que establece de manera muy clara que aquel material que haya sido utilizado para soporte de cualesquier supuesta argumentación debe ser retirado, más aún que este material obstaculiza el propio escudo nacional”.

Debe retirarse ese material, exigió, pues “se tienen que proteger los símbolos patrios”.

No obstante, aprovechó para relacionar, como desde el domingo lo ha venido haciendo el PRI y sus líderes visibles, la presunta relación de Andrés Manuel López Obrador con el expresidente municipal de Iguala, José Luis Abarca.

“Si quieren debatir si Abarca es o no recomendado de López Obrador, con gusto lo hacemos. ¡Presidente!, hay que ordenar que se retire el material”, expuso.

Le respondió Lilia Aguilar, del PT: “El diputado Gutiérrez de la Garza solicitó retirar los materiales, nosotros no tenemos confusión, este es precisamente el resultado de las políticas públicas de pobreza en este país, este es el resultado de un Estado fallido, y hemos insistido, esta es la realidad que está en las calles.

“Nosotros no estamos en contra de que se señale o se investigue a quien se tenga que investigar. Ése nunca ha sido el tema. El tema es que ni está tapando la bandera, y estos (jóvenes desaparecidos) representan a la patria. Entonces, la patria es la representación no solamente de su bandera, señor presidente y diputados del PRI, sino también de los que somos ciudadanos mexicanos y estamos indignados por la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes”.

Enseguida, la diputada perredista Gloria Bautista Cuevas se refirió a la masacre en Tlatlaya, a las desapariciones en Oaxaca, en Guerrero, aunque “es en todo el país, aunque no se diga, aunque no se publique”.

Trajo entonces a la tribuna lo que la desaparición de los 43 jóvenes estudiantes ha evidenciado: la existencia de fosas clandestinas, el lugar donde finalmente terminan los desparecidos del sexenio pasado y lo que va de éste.

“¿Qué ha pasado?, preguntémonos, quiénes son los que han aparecido en esas fosas donde no están los 43 jóvenes desaparecidos, los 43 que hoy aparecen aquí en esta Cámara y por los que todos deberíamos indignarnos y exigir su aparición.

“Los que están en las fosas tienen familia, tienen padre, tienen hermanos. También por ellos debemos exigir, saber quiénes son y qué pasó con el compañero Michel (diputado federal del PRI levantado y ejecutado el mes pasado), dónde quedó la investigación…”

Ante la embestida de PT, MC y algunos diputados del PRD, el PRI decidió redireccionar el tema de Ayotzinapa y los desaparecidos al supuesto vínculo entre López Obrador y el defenestrado expresidente municipal de Iguala, colocando una fotografía de ambos. Ante la falta de argumentos para defender “al Estado”, los priistas decidieron utilizar lo que minutos antes recriminaron: usar la tribuna de escenario con la colocación de fotografías.

Ricardo Monreal Ávila, coordinador de MC y en 2012 coordinador de la campaña presidencial de López Obrador, subió a tribuna para defender al hoy líder moral de Morena:

“México vive una crisis sistémica. Entiendo el propósito del gobierno, de su partido y de sus aliados por desprestigiar, intentar desprestigiar a uno de los líderes políticos más significativos, más importantes que ha tenido la nación en el México contemporáneo.

“¡Qué miedo le tienen a Andrés Manuel López Obrador! Se aferran a una fotografía para tratar de incriminarlo con los presuntos intelectuales de la barbarie ocurrida en Iguala. Se desgañitan, se desgarran las vestiduras, vociferan, calumnian y no les queda alternativa más que esa opción”, acusó.

Luego calificó de “torpe” la estrategia del gobierno, pues “hasta se equivocaron de los Torquemada” para acusar a López Obrador, en alusión a Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa, quienes el domingo pasado –luego de la multitudinaria concentración de seguidores que logró aglutinar el político tabasqueño en el Zócalo capitalino– buscaron vincularlo con el exalcalde de Iguala).

Los acusadores de López Obrador, fustigó Monreal, “son los hombres más corruptos y los hombres más deshonestos de la historia moderna del país”.

También dijo a los priistas que sus acciones son erráticas, pues en lugar de llamar a la unidad nacional, recurren a una estrategia de ruptura institucional. “Prefirieron lo más vil, lo más perverso: culpar a adversarios políticos, desprestigiar a adversarios políticos, repartir culpas para que la sociedad diga: ‘Todos son iguales’”.

“Creo que no midieron las consecuencias, ahora el país se encuentra en una encrucijada, una espiral de violencia, y eso afecta a los que gobiernan, afecta a quienes de manera institucional conducen al Estado nacional”, dijo y recordó que todo es una cortina de humo “para ocultar un probable genocidio y para ocultar lo que se advierte ahora: un golpe certero de este órgano corrupto que es la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.

Y preguntó a los priistas: “¿De verás creen que es la mejor estrategia frente a un país convulsionado, desigual, con una violencia impresionante? Espero que la cordura y la serenidad puedan retornar a las mentes más lúcidas en todos los sectores del país”, concluyó Monreal Avila.

Pero el PRI se empecinó en su estrategia y en su defensa envió a uno de los legisladores más señalados de corrupto y arribista, el coordinador del PVEM, Arturo Escobar Vega.

“Es inconcebible lo que está ocurriendo en esta sesión. Es el mundo al revés. Los grados de hipocresía, los grados de cinismo, la falta de atención a la responsabilidad propia han llegado a niveles monumentales”, enumeró Escobar Vega.

Y siguió: “El presidente municipal de Iguala, el gobernador de Guerrero fueron postulados por el partido político que el orador tuvo a bien presentar. A nosotros no nos sorprende una fotografía. Lo que nos sorprende es la información divulgada por un diputado del PRD que señalaba que el entonces candidato a la Presidencia de la República de la coalición PRD, MC y PT tenía conocimiento pleno de los presuntos nexos con el crimen organizado del candidato a presidente municipal de Iguala.

“Lo que pasó en Iguala no es la fotografía de México. Lo que pasó en Iguala es el crimen en su máxima expresión entre un presidente municipal, un policía y un partido político. Y si me apura tantito presidente, habrá que investigar la posibilidad y vincular de daño moral a los presidentes de los tres partidos políticos, a los delegados de los comités ejecutivos nacionales de esos tres partidos por encubrimiento y por omisión en la desaparición de estos 43 jóvenes. Esa es la realidad”, sostuvo.

Antes, el propio Monreal Ávila cuestionó que se buscara retirar las fotografías y pancartas que aludían al Estado como el culpable de la desaparición de los 43 jóvenes.

“Están aislados de la realidad. Hay dolor en nuestro país, hay heridas abiertas y ustedes chiflando, con actitudes intolerantes, burlándose de los oradores, burlándose de lo que decimos. ¿Para qué, a dónde los lleva esa actitud? Cuando a todos nos debería hacer reflexionar las condiciones en las que el país se está desenvolviendo…

“Aunque la mayoría (de los diputados) quisiera soslayar y repartir culpas, el pueblo sufre y sabe bien lo que está sucediendo en Guerrero, en Tlatlaya, en Tamaulipas, en el Estado de México, en Morelos, en Tlaxcala, en Puebla, en la mayor parte del país… Por eso no me parece correcto que en esta asamblea se siga actuando de una actitud tan torpe, tan ciega y tan sorda”, dijo Monreal Ávila.

Y después de la discusión política, el dictamen sobre la Ley del Coneval fue aprobada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.