Pobreza maquillada

Réplica de Medios

Medio: La Jornada Guerrero

Fecha: 3 de agosto de 2016

 

Por Esthela Damián

De manera repentina y sin decir agua va, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) nos sorprendió al informar que en un año dejaron de ser pobres 5 millones de mexicanos. Las dudas surgieron de inmediato y el choque con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) no se hizo esperar.

Las críticas, el descontento y la indignación que provocó el absurdo reporte del Inegi echaron por tierra cualquier intento del presidente Enrique Peña Nieto de presumir un efectivo e histórico combate a la pobreza en el país.

Con justa razón, la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados solicitó la destitución inmediata de Julio Alfonso Santaella como titular del Inegi, al considerar que la modificación de los criterios para medir la pobreza en México dañó la confianza y la autonomía del organismo.

Resulta insuficiente la renuncia de Miguel Luna Cervera como director general de Estadísticas Sociodemográficas del Instituto, quien fue señalado como responsable al aprobar los referidos cambios. Lo cierto es que Cervera fue un chivo expiatorio que sirvió para proteger a Alfonso Santaella.

A la fecha, no existe la menor duda de que el Inegi intentó maquillar una comparación de la pobreza con años anteriores, además de que se imposibilitó conocer, por primera vez en la historia del país, la evolución de la marginación en el ámbito municipal.

Lo anterior generó un enfrentamiento con el Coneval, cuyos integrantes advirtieron que las modificaciones para calcular el ingreso de las familias representan una ruptura en la continuidad de la medición e impide una comparación de la evolución de la pobreza en años anteriores.

Movimiento Ciudadano apremia a contar con instituciones y organismos confiables y autónomos, pues sólo así se podrán diseñar e instrumentar políticas públicas mediante la generación de información creíble para disminuir el flagelo de la pobreza.

De acuerdo con cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la pobreza en México aumentó, entre 2008 y 2014, en 2.9 por ciento y ubicó al país entre los tres de la región donde más creció este fenómeno.

La inconformidad por la presentación de cifras maquilladas sobre la pobreza en México orilló a grupo de 150 expertos a exigir al Inegi y al Coneval que hagan pública la información completa y detallada sobre los nuevos cambios para medir la pobreza anunciados en julio pasado.

Los analistas pidieron a ambos organismos calcular de la manera más precisa posible el ingreso de los mexicanos, pues gracias a esta medición se han construido avances significativos en materia de políticas públicas.

La calidad y la veracidad de las estadísticas públicas se sostienen en pilares como la transparencia, la discusión abierta y la rigurosidad técnica, aseguraron los expertos en una carta abierta.

Por eso, la posibilidad de hacer una comparación histórica de los datos estadísticos es un recurso valioso tanto para la evaluación de los efectos de las políticas públicas en la población, como para la investigación académica.

En diversos sectores de la sociedad hay preocupación por los cambios anunciados por el Inegi al Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015 (MCS 2015), sin un previo proceso de revisión y discusión abierto con el concurso de usuarios expertos técnicos en la materia.

Esto imposibilita hacer una comparación histórica de la medición y dificulta la tarea del Coneval para medir la pobreza y su dinámica.

Cinco son las peticiones que los expertos han formulado al Coneval y al Inegi: complementar el trabajo del grupo técnico con la consulta a expertos externos, publicar las modificaciones hechas al levantamiento de los datos sobre el ingreso y complementar la encuesta con variables que permitan la comparabilidad histórica.

También, hacer estudios técnicos para obtener características generales para la variable ingreso para toda la población, y no sólo los deciles de menor ingreso; garantizar el acceso a toda la información pertinente para calcular de la manera más precisa posible los ingresos de los hogares y preparar una metodología alternativa consensuada, transparente y definitiva sobre la medición del ingreso para 2018.

Por lo pronto, este intento de maquillar la pobreza en el país seguro amerita un nuevo perdón de Enrique Peña Nieto a todos los mexicanos, sobre todo a los que menos tienen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.