Premio al Mérito Ciudadano 2015

Replica de Medios

La Jornada Guerrero

24 de Febrero 2015

 

Un justo reconocimiento el que hizo la Comisión Operativa Estatal de Movimiento Ciudadano en la Ciudad de México al cardiólogo Gerardo Molina Fernández de Lara y al dramaturgo Miguel Sabido Ruisánchez, quienes se hicieron acreedores al Premio Estatal Benito Juárez al Mérito Ciudadano 2015.

En una ceremonia que tuvo lugar en el Museo Franz Mayer, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, y a la que asistió, además de una servidora, el coordinador Nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, se enalteció las trayectorias, el esfuerzo, la dedicación, el compromiso y los valores de los galardonados en sus respectivos campos.

En una sociedad tan ávida de buenas y nobles noticias, la entrega del premio Benito Juárez al Mérito Ciudadano 2015, constituye un aliciente para el desánimo que genera la inseguridad, la persecución y la violación de los derechos humanos y, por encima de todos ellos, la falta de un ingreso digno para vivir.

Aunque los saberes y experiencias de Gerardo Molina Fernández y de Miguel Sabido son diferentes, los une la solvencia moral de su actuar frente a sus iguales y, sobre todo, su plena certeza de que la convicción está por encima de intereses mezquinos y arrogantes.

Del cardiólogo Luis Gerardo Molina Fernández de Lara es de destacar las grandes aportaciones que ha hecho en su disciplina, los 37 años dedicados a la asistencia en el sector público, así como su enorme contribución en la formación de nuevas generaciones de médicos en la UNAM y en el extranjero.

De igual manera, son de resaltar las contribuciones del dramaturgo Miguel Sabido como escritor y director, además de ser un incansable promotor de la cultura y la historia de México. Al respecto, son de recordar producciones como La Tormenta, La Constitución y Senda de Gloria; en teatro La falsa crónica de Juana La Loca y una aportación especial en el desarrollo de la educación de los adultos con el drama Ven conmigo.

Las obras de los galardonados marcan rutas y temas que son de nuestra ciudad, tales como el acceso a la salud, la educación, la docencia y la investigación, las manifestaciones culturales y la construcción de nuestra identidad. Son temas que no debemos dejar de mirar quienes estamos comprometidos con una ciudad como la nuestra, una ciudad de niños, jóvenes y adultos mayores.

En ese marco, refrendamos la convicción para participar todos en la próxima elección de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, donde se elegirá a aquellos hombres y mujeres que darán vida a su Carta Magna, así como a la visión de desarrollo que guiará los siguientes 30 años para esta ciudad de libertades y derechos.

Estamos claros que si un movimiento político pretende convertirse en vanguardia y guía de un desarrollo sostenible, está obligado a repensar seriamente el camino que siguen el quehacer científico y tecnológico, para poder adelantarse a los acontecimientos y alertar a la sociedad sobre los peligros que acechan detrás de esta visión hedonista y de unos cuantos.

Un paso más en la mayoría de edad de la democracia debe conducir obligatoriamente a confiar en las experiencias de quienes desde una posición independiente a las instituciones, aportan y señalan rutas y rumbos en la construcción del país, empoderar a los ciudadanos debe ser una máxima, nunca generar temor. Éste es un derecho que tenemos los habitantes de la Ciudad de México.

Sin olvidar que con transparencia y legalidad será posible aspirar a una vida democrática sólida, representativa y garante del estado de derecho, hemos llamado a ser parte de la construcción colectiva de la Constitución de la Ciudad de México, donde la relación entre los ciudadanos y el poder público sea aliciente para nuevas relaciones, donde el derecho a una economía justa sea parte de la vida de todos, donde podamos ejercer y respetar el libre disfrute de nuestros derechos, y –por ende– el acceso a una vida segura y con calidad.

Grato fue escuchar la intervención del cardiólogo Gerardo Molina Fernández de Lara, quien indicó que el Premio Benito Juárez al Mérito Ciudadano constituye un gran aliciente para seguir brindando una mejor calidad de asistencia a los sectores más desprotegidos en el Hospital General de México, mientras que el dramaturgo Miguel Sabido Ruisánchez se dijo orgulloso de su origen indígena y citó a Benito Juárez como su gran compañero a lo largo de toda su trayectoria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.